Blogia
todosobreeducacion

Los alumnos de la ULL, inseguros por el mal estado de las facultades

El rector de la Universidad de La Laguna (ULL), Eduardo Doménech, ha reiterado desde que tomara posesión de su cargo el pasado curso que los alumnos son los principales actores de la vida universitaria. Por ello, entre sus últimas actuaciones se encuentra la creación del Consejo de Estudiantes de la institución académica o la inauguración de un nuevo centro de estudios.
Sin embargo, los estudiantes no tienen tanta confianza en el Rectorado como podría parecer por el apoyo que recibe de varios de los grupos claustrales que representan al sector, puesto que entre sus quejas principales se encuentra el mal estado de las infraestructuras y edificios docentes, una cuestión que afirman no ser capaces de entender "porque, ¿a dónde va el dinero de la matrícula?".

Aunque los estudiantes no comprendan que mantener una institución docente de las características de la Universidad de La Laguna es caro, protestan, probablemente con razón, "por las aulas con techo de chapa y goteras" en el Aulario de Guajara, "la falta de adaptación de los espacios para las personas discapacitadas" en el Campus Central o "el deterioro total de Biología y la inexistencia de una facultad para varias ingenierías" en el Campus de Anchieta.

Déficit. Según la voz de sus estudiantes, la ULL adolece de una "deficiencia absoluta" en cuanto a los equipamientos e infraestructuras, pero no es la única preocupación de los universitarios que manifiestan su inquietud también por la falta de información en todos los aspectos. En ese sentido, Paul, estudiante de Psicología, critica que "no sabemos casi nada de los créditos europeos, hay muy poca información y encima tenemos que buscarla"; mientras que su compañera en Pedagogía, Cathaysa, lamenta que "la información falta hasta en el caso de que las personas que te tienen que informar ni siquiera saben qué decirte cuanto tienes una duda", en relación a las personas destinadas en las secretarías de los centros y facultades universitarios. Precisamente, los problemas administrativos son otras de las cuestiones más criticadas de los estudiantes, especialmente en lo que a la resolución y pago de las becas se refiere.
Así, Alejandro, estudiante de Ingeniería Mecánica, aseveró claramente que "en el Negociado de becas son unos incompetentes, siempre tienen problemas para arreglar nuestras demandas".

Seguridad. Además, pese a algunas quejas del sector estudiantil por la inseguridad de las facultades, especialmente en el Campus de Guajara, otros alumnos no lo tienen tan claro. "He escuchado de algunas personas que rondan por la noche y se habla de un exhibicionista, pero yo vengo a clase tranquila", entendió Carolina, alumna de Psicología. Lo mismo consideró Mireya, estudiante de Farmacia, que "no noto nada de intranquilidad, aunque es cierto que he escuchado que ha habido robos".

En ese sentido, la empresa adjudicataria del servicio de vigilancia y seguridad de las instalaciones de la Universidad lagunera también ha sido objeto de críticas, aunque más leves. "Hay pocos vigilantes para todos los alumnos que somos", explicaba Daniel, estudiante de Informática; mientras que Julián, que cursa Ingeniería Mecánica, habitual "visitante" en el Campus Central, entiende que "la seguridad está muy bien, aunque a veces los vigilantes se molestan por nada". Los planes de estudios tampoco se libran del ránking de las principales preocupaciones estudiantiles, especialmente ante la incorporación de la Universidad lagunera en el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES).
Este proceso también preocupa a los alumnos, que en el caso de Doramas, de Matemáticas, se centra en que "pretendan reducir la carrera, ya es demasiado contenido tal y como está ahora y peor será en menos años". La limpieza en los servicios, la calidad de los alimentos en los comedores y cafeterías, la saturación en las bibliotecas y salas de estudios en la época de exámenes, la escasez de plazas de aparcamientos en todos los campus, el servicio de transporte y en concreto el circuito universitario o las diferencias entre el equipamiento para los profesores y para el alumnado son otras de las numerosas quejas del sector estudiantil, que considera, en líneas generales, que "la Universidad lo está haciendo mal, porque no se está preocupando por los alumnos". Eso sí, lo que dejan claro es que "lo peor: las infraestructuras".
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres